miércoles, 28 de noviembre de 2012

CAMPAMENTOS
Una alternativa para disfrutar las vacaciones
LOS CAMPAMENTOS DE VERANO INCENTIVAN EL DESARROLLO INTELECTUAL Y SOCIAL DE LOS NIÑOS, ADOLESCENTES Y JÓVENES

Las vacaciones escolares apenas comienzan. Son tres meses para que los niños y adolescentes dediquen su tiempo a la recreación y despierten su creatividad. Una de las mejores vías para que despejen su mente, aprendan y se diviertan son los campamentos de verano.

Los padres que deciden enviar a sus hijos a un campamento deben saber en qué invierten su dinero,
“Los campamentos vienen especializados: reforzamiento de las materias escolares, cocina, modelaje, arte, entre otros. Está en los padres sacarle el mejor provecho a su dinero, es decir, si los niños van a un campamento que no sea sólo por diversión, sino que también se les enseñe”, manifiesta la especialista.
Expresa que una de las ventajas de algunos campamentos es que los niños comparten con otros contemporáneos a su edad y eso los ayuda a socializar.
Manifiesta que para los hijos es bueno vivir la experiencia de un campamento de verano porque necesitan un poco de libertad.
“Cuando se tienen muy apegados y acostumbrados a solo salir con sus padres de vacaciones pueden crear dependencia, timidez y poca capacidad de socialización”, asegura.
Señala que los adolescentes le sacan mucho provecho a los campamentos que son de tiempo completo donde duran internos un mes o quince días. Indica que la adolescencia es una etapa en la que los hijos necesitan sentirse un poco más independientes.
“Son muchos los casos que veo frecuentemente de hijos que están en la universidad y ya no cuentan con los padres para que los lleven, o con los mismos amigos para compartir. Por ello vivir la experiencia de un campamento en la adolescencia es buena opción porque crea cierta seguridad en ellos mismos y les eleva la autoestima”, manifiesta.
La especialista sostiene que a diferencia de los adolescentes, los niños menores de 12 años a veces no le sacan provecho a este tipo de campamentos porque se pueden sentir solos y lejos de sus padres. Les resulta mejor asistir a un campamento diario con una hora de entrada y salida.
Recomendaciones
La especialista recomienda a los padres investigar a dónde enviarán a sus hijos; si estarán a cargo de alguien confiable; si el niño es alérgico a cualquier alimento o si debe tomar algún medicamento, tienen que notificarlo a los organizadores.
Aconseja no enviar a los hijos a campamentos para que éstos tengan algo que hacer en sus vacaciones, porque sus amigos de la escuela van, o por no dejarlos bajo el cuidado de alguien en la casa.

Arte y refinamiento Estimular la sensibilidad y la creatividad de los niños y niñas a través del contacto con las artes visuales, que se conviertan en seres humanos sensibles y solidarios capaces de disfrutar las expresiones artísticas, es lo que busca el campamento “
ACTIVIDADES EN CASA

No todos los padres pueden enviar a sus hijos a un campamento de verano. “Hay que tomar en cuenta el factor económico. Los campamentos no están al alcance de todos los padres”, 
Los hijos pueden disfrutar de muchas actividades y aprender de ellas sin tener que ir a un campamento. En este tiempo de vacaciones los progenitores pueden inculcarles a sus hijos valores y disfrutar de su compañía.
“Cuando los padres saben distribuir el tiempo para compartir con sus vástagos, no quieren que las vacaciones terminen”, señala. “Si es posible para complementar mejor la relación familiar pueden llevarlos un día al trabajo para que los niños conozcan cómo sus padres se ganan la vida”, agrega. La médica aconseja a los padres que aprovechen este fin de año escolar para que gocen con sus hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario