domingo, 7 de febrero de 2010

NIÑOS TRISTES


ni%C3%B1ocomiendo.jpg

Hoy en nuestro Perú, con más frecuencia se puede observar a muchos niños por las calles pidiendo limosnas, descalzos, trabajando en los mercados desde muy tempranas horas, limpiando carros y otras cosas más que no debería hacer un niño a su edad, al contrario debería estar estudiando, formándose como personas, como hombres y mujeres útiles para nuestro país y no estar pasando frió, hambre, sed pero....

¿Qué hacen nuestras autoridades en este caso?

Esa es una pregunta que muchas veces nos hacemos, y que ya sabemos la respuesta “poco o mejor dicho nada”. Siempre nos dicen que están trabajando, están haciendo proyectos, pero eso siempre se queda ahí en proyectos, y pocos se convierten en realidad, y pueden observar esa triste realidad, cruel, amarga, que sentimos rabia e impotencia por no poder hacer mas por ellos.

Son pocos o escasos los que aportan una piedrita de felicidad en la vida de estos niños, que solo han conocido el sufrir, el dolor de levantarse muy temprano para ir a trabajar, de tener que dejar de ser niños, para convertirse y tener responsabilidades de adultos, de dejar los juegos y la escuela, por ser el sostén de una casa.

¿Esa es la realidad que queremos para nuestras futuras generaciones?
¿Deben los niños “DEJAR DE SER NIÑOS PARA CONVERTIRSE EN PADRES”?

No, creo que esa sea la respuesta, no queremos que nuestras futuras generaciones tengan que sufrir esto, no queremos que los niños deban dejar de ir a la escuela por trabajar, no queremos que en reemplazo de una sonrisa haya un grito de dolor. No queremos que nuestro país sea una de pobreza, sino que sea uno de desarrollo, con ideas futuristas y eso lo lograremos con niños estudiando y sean el desarrollo presente del país, de un país que ya debe salir del atraso en que esta metido, que debe alzar vuelo para un mejor mañana y que con niños en la escuela, educándose lo lograra.

Pero también es papel fundamental de los padres hacer que esto se cumpla, trabajando ellos en reemplas de sus hijos, sacrificándose hoy para un mejor mañana, asumiendo su compromiso como padres, siendo responsables de la educación de sus hijos.

Si ponemos en marcha todo esto lograremos formar ciudadanos útiles, sembrando hoy, para cosechar mañana, preparando el presente para construir el futuro, pero lamentablemente todo esto no es así, a diario observamos padres irresponsables, que no asumen su compromiso como tal, o autoridades incompetentes, que solo les importa la plata y no el bienestar del pueblo. Ahora solo vemos caritas tristes que nos piden ayuda, esa ayuda que aun no llega como debe ser, vemos una sonrisa que espera por UN MAÑANA MEJOR.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada