domingo, 23 de enero de 2011

PRIMEROS BAÑOS DEL BEBE


La bañerita de la casa, una pileta perfecta, chiquita, cálida y parecida a la pancita de mamá. En ella el bebé recibe las primeras caricias acuáticas y aprende los primeros chapoteos. De a poquito captará que sus juguetes también lo acompañan en el baño y que el agua los empuja a la superficie haciéndolos flotar.
Si se dispone de un duchador, el niño pronto aprenderá a manejarlo y a regarse él mismo la carita y el pelo. Elbaño diario es un momento muy placentero para el bebé y para quien lo baña, le encanta y le permite, más allá del acto higiénico, jugar a sus anchas.
El pasaje a la bañera grande puede ser muy grato y más seguro con mamá o papá dentro del agua, evitando resbalones o golpes con los bordes o paredes. Ahí sí que se puede estar más suelto y patalear y golpear el agua con las palmitas, salpicando y haciendo burbujas.
Es fácil hacer del baño un espacio para aprender si se provee al bebé de juguetes coloridos que estén perforados o que puedan contener el agua. Para que todo sea más divertido es conveniente alternar los juguetes para que el bebé encuentre siempre novedades, además de su favorito.

1 comentario: