martes, 7 de junio de 2011

OPOSICION DESAFIANTE

Trastorno de oposición desafiante

¿Qué es el trastorno de oposición desafiante?

El trastorno de oposición desafiante, TOD (ODD en inglés) es un problema del comportamiento que afecta a los niños y adolescentes. Aquellos que lo tienen manifiestan rabia y provocan discusiones con mucha mayor frecuencia que los demás niños o adolescentes de la misma edad. Los comportamientos que se asocian con el TOD tienen un efecto negativo en las relaciones interpersonales del niño o del adolescente y en la capacidad para desempeñarse bien en la escuela y en la casa.

¿Cuáles son los síntomas del TOD?

Todos los niños y adolescentes se enojan, hacen rabietas y discuten. Pero puede ser difícil saber si un niño o adolescente está actuando o si él o ella en realidad tiene TOD. Los síntomas del TOD resultan perturbantes para la casa y la familia, son casi constantes y con frecuencia duran por lo menos seis (6) meses. Los síntomas del TOD pueden incluir:
  • Rabietas frecuentes
  • Discusiones constantes con los adultos o retos continuos con los adultos
  • Rehusar cumplir las reglas
  • Fastidiar a los demás a propósito
  • Culpar a los demás por sus propios errores o por su mal comportamiento
  • Actuar como una persona muy susceptible o que se fastidia con los demás por cualquier cosa
  • Sentimientos de rabia y resentimiento hacia los demás
  • Querer vengarse de los demás
  • Problemas en la escuela
  • Dificultad para establecer o mantener amistades


¿Qué causa el TOD?

Los médicos no saben con exactitud qué causa el TOD. Puede ser el resultado de una combinación de factores. La actitud en general del niño y la manera como la familia reacciona ante su comportamiento puede ser un factor. El TOD es hereditario. Otras causas pueden relacionarse con el sistema nervioso o con substancias químicas cerebrales que están desequilibradas.

¿Quién tiene riesgo de tener TOD?

Un niño tiene mayor probabilidad de desarrollar TOD si él o ella presenta los siguientes factores de riesgo:
  • Historial de abuso o abandono
  • Un padre o persona que lo cuida que tiene un trastorno humoral o que abusa de las drogas o del alcohol
  • Haber sido expuesto a violencia
  • Disciplina que no es consistente
  • Falta de supervisión
  • Inestabilidad familiar tal como un divorcio, mudarse de casa varias veces y cambiar de colegios con frecuencia
  • Problemas económicos en la familia
  • Padres que tienen o que tuvieron TOD, (TDAH) o problemas del comportamiento


¿Cómo se diagnostica el TOD?

Su médico le hará preguntas acerca de los síntomas de su niño, de su historial médico, de sus antecedentes familiares y de otros problemas emocionales y del comportamiento. Su médico puede querer remitir a su niño a un doctor que se especialice en problemas del comportamiento para que le hagan una evaluación más a fondo.

¿Cómo es el tratamiento para el TOD?

Existen viarias opciones de tratamiento para el TOD. Algunas se enfocan en el niño, mientras que otras incluyen a la familia del niño y la escuela.

Su médico probablemente trabajará con otro médico que se especialice en salud mental o con un psicólogo para que trate a su niño. El tratamiento se enfocará en ayudar a su niño a encontrar maneras más apropiadas para manejar su rabia. También le ayudará al niño a aprender a manejar situaciones sociales de modo tal que él o ella se sienta menos frustrado con los demás.

El tratamiento también puede ayudar a las familias a comunicarse mejor entre si. Y su médico le puede ayudar a aprender a manejar los comportamientos de su niño y a usar la disciplina de manera que ésta sea eficaz.

En un tipo de tratamiento llamado terapia conductual, los niños y sus familias aprenden a desarrollar habilidades para resolver problemas y a ser más positivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada