martes, 22 de marzo de 2011

PEQUES NIÑOS

Aunque el crecimiento depende en gran medida de la salud alimentariade los niños, la estatura no es signo de perfección ni equilibrio orgánico. La medida de altura se hereda de los padres, tanto como la constitución. Un niño de padres bajos y contextura ancha y fuerte, difícilmente logrará, de grande, una figura longilínea por más que se someta a dietas estrictas y muchas horas diarias de deportes, pero la actividad física a diario iniciada de pequeño ayudará a lograr un poco más de esbeltez, mejor que si no hiciera deportes.
Hay profesionales que promocionan el uso de hormonas de crecimiento para estimular el desarrollo  en hijos de personas bajas. Estos tratamientos son un arma de doble fijo, dicha hormona actúa en el delicado sistema endocrino, un complejo mecanismo de sustancias químicas producidas por el organismo, que si se altera con el agregado de una cuota extra de alguna de dichas sustancias, en este caso la hormona de crecimiento, el desequilibrio endocrino puede dar lugar a serios dolores de cabeza.
Son muy efectivos si se aplican en niños de crecimiento defectuoso o alterado y donde se encuentra explícitamente la falla endocrina. Pero estos tratamientos no son aptos en niños normales sólo con el fin de que, caprichosamente, sean un poco más altos.
Alrededor de los veinte años el crecimiento cesa. La hormona de crecimiento que años antes era la responsable de los grandes estirones, a esta edad, se ocupa de la desaparición del cartílago de crecimiento, situado cerca de los extremos de los huesos, consistente en una porción de tejido que a lo largo de los años hace que los huesos crezcan.
Losjuguetes están estrechamente ligados al desarrollo físico y psicológico de los niños. Los colores, las texturas, los sonidos o las formas de cada uno de ellos despertará su curiosidad y los ayudarán a desarrollar distintas destrezas. Es por eso que a la hora de comprar un juguete es crucial elegir aquél que mejor se adecue a laetapasque está atravesando.
A partir de las cinco semanas de vida aumenta el campo visual de los bebés y es por eso que les gusta observar. Se recomiendan entonces los móviles, que pueden ser colgados sobre su cuna o en el cambiador.
A los tres meses, los juguetes con sonido entran en escena. Es el reinado de los sonajeros, preferiblemente con colores brillantes y que puedan ser agitados y golpeados. Lo mejor son los livianos y con mango ligero para que el bebé pueda cogerlos.
A los cuatro meses siguen en pie los juguetes con sonido aunque ahora se amplía el rango, con la incorporación de botes de plástico rellenos con judías o con agua que logran sonidos. Debido a su mayor destreza con las manos, podrán cogerlos y jugar con ellas.
Entre los seis y los diez meses de vida, los bebés desarrollan cada vez más su motricidad y entonces les resultan atractivos los juguetes con ranuras, agujeros o mangos. También los pequeños y aquéllos en los que pueden introducir los dedos. Y, por supuesto, los que tienen botones y producen sonidos. Por otra parte, sienten atracción por los juguetes con espejos.
Entre los 10 y los 12 meses los bebés pueden coger elementos pequeños gracias a que tienen mayor movilidad. Por otra parte, es una etapa en la que disfrutan empujar o tirara de los juguetes. Por esa razón, son ideales los trenes, carros o juguetes con cuerdas que puedan tirar hacia ellos.

1 comentario:

  1. Pretty nice post. I just stumbled upon your blog and wanted to say that I have really enjoyed browsing your blog posts. In any case I’ll be subscribing to your feed and I hope you write again soon!

    cheap nolvadex

    ResponderEliminar