martes, 22 de febrero de 2011

QUE HACER PARA QUE EL PEQUE BOTE SU CHANCHITO

Cuando tu bebé se alimenta, no sólo traga leche, sino también aire. El aire en el estómago lo perturba.
Esto puede provocar que deje de comer antes de tiempo. Verás que el niño se mueve mucho y llora. Hacerlo eructar ayudará a que despida el aire y pueda seguir alimentándose.
Alimentar a tu bebé es una experiencia sensacional, pero muchas veces nos incomodamos al ver a nuestro hijo llorar de modo nervioso y perturbado por la cantidad de gases acumulados en su estómago. Los eructos ayudan a despedir el aire que los niños tragan mientas se alimentan. Algunos lo hacen de manera espontánea, y otros necesitan de nuestra ayuda para expulsarlos.

Para que tu bebé eructe adecuadamente es fundamental que tenga una buena postura, para ellos existen varias maneras de hacerlo. Al cabo de un tiempo, tú descubrirás cuál es la más cómoda para los dos:
• Coloca al niño sobre tu hombro. Sostén su cola con tu mano –o con tu brazo- y con la otra palmea suavemente la espaldita del bebé hasta que eructe.
• Acuesta al niño boca abajo sobre tus piernas cerradas, de manera que la cabeza descanse en una de ellas. Sostenlo con una mano para evitar que se resbale y se caiga y con la otra palmea su espalda o masajea su panza.
• Sienta al bebé en tus piernas con el cuerpo inclinado hacia adelante. Sostén con una mano su pancita y la cabeza, mientas palmeas en su espalda con la otra mano.
• Siéntate en una mecedora y mecerte de forma suave, pues ayudarás al niño a sentirse más tranquilo.
• Si tu bebé ya ha cumplido los tres meses de vida, cuando el pequeño ya puede mantener su espalda recta sin esfuerzo, puedes sentarlo sobre tus piernas, sujetándolo de las axilas. Luego, haz que de unos leves saltitos.

Si al cabo de cinco minutos tu bebé no eructa, no te preocupes. Algunos niños son más tranquilos que otros para comer y no necesitan eructar en cada toma. Sigue alimentándolo si él te lo demanda.

1 comentario: