martes, 25 de octubre de 2011

NIÑOS QUE TRABAJAN

En el Cementerio General de Cochabamba trabajan aproximadamente 250 niños, niñas y adolescentes. La población es cambiante en cuanto a números y a tiempos de trabajo. 
Los trabajos que desempeñan son: meter agua, limpiar y hacer brillar lápidas, lustrar zapatos, cuidar y lavar autos, rezar y ayudar en la venta de flores, refrescos y otros productos. 

niños trabajadores

Los niños, niñas y adolescentes trabajadores se inician como mete aguas, y con el tiempo lleguen a desempeñar todos los oficios, a excepción de los que están considerados solo para varones (cuida y lava autos, y lustra botas). La población es rotativa, con un promedio de 60 niños que ingresan anualmente y alrededor de 50 que salen.


En los materiales realizados por los niños, niñas y adolescentes trabajadores del Cementerio, se encuentran testimonios sobre los malos tratos que reciben de muchas personas que van al cementerio, que los tratan con desprecio, o de ladrones, cleferos y drogadictos. Además sobre un pago que no reconoce su esfuerzo y tiempo.
En su discurso surgen principalmente dos demandas: "Respeto y Pago Justo".
 Frente a la adversidad de su contexto, los niños, niñas y adolescentes trabajadores son propositivos, positivos y protagonistas, tomando su realidad y su destino en sus manos.
 
niñas trabajadoras

  


  • Maltrato físico - verbal - psicológico del entorno adulto (familia, escuela, clientes, autoridades, trabajadores adultos);
  • Peligros en la calle (clefa, robos, drogas, pandillas, violencia, pornografía);
  • Explotación laboral infantil encubierta por parte de los adultos;
  • Desvalorización del trabajo por su condición de niños;
  • Desconfianza y poca disposición al uso de los servicios de salud, fomentado por los padres, y reforzados por la falta de políticas adecuadas;
  • Formas de organización propia no reconocidas por los adultos;
  • Espacios laborales reducidos y precarios, oportunidades de capacitación casi inexistentes;
  • Prejuicio y discriminación;
  • Acompañamiento familiar limitado por abandono, migración, y trabajo de los padres y tutores;
  • Autoestima baja;
  • Espacios de expresión y protagonismo inexistentes;
  • Limitación etarea en la legislación sobre el trabajo infantil que favorece la explotación laboral y la falta de servicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada